Crecimiento

Momentos de cambios y de tomar decisiones. De aceptar el pasado y afrontar el futuro. Durante mucho tiempo me sentí perdida, sin rumbo y hasta hoy puedo decir que todavía no me encontré a mi misma. Me busqué en personas, en sentimientos, en eso que llamamos 'amor'. Derramé lágrimas en hombros que no me merecían y confié secretos a quien no supo guardarlos. Confié en quien decía que sería para siempre y me derrumbé por cosas que no valían la pena. La madurez te abre los ojos, o eso dicen, pero todavía me siento niña. Veo las agujas empezar a romper mi burbuja, dejando que me envenene el aire de fuera: eso a lo que llamamos realidad. Cierro los ojos con fuerza pero cuando los abro nada cambió. Los sueños se convirtieron pesadillas. El corazón se me acelera y no es por las mariposas en la panza. Los arañazos no son de lujuria, si no de castigo. La comida no es placer, si no subsistencia. El amor no es amor, es simple y llanamente destrucción.