Es como dejar de respirar. Te vas y todo te da lo mismo. Total, la que llora soy yo. La que vive sin ganas de seguir luchando soy yo. La que cada día se pregunta si vale la pena moverse de la cama, si merece la pena seguir respirando, sigo siendo yo. Ya me cansé de tus juegos, del ahora si y mañana no. Las cosas no son solo cuando vos querés. Este juego es cosa de dos y ya me cansé de jugar siempre con tus reglas. Ahora quiero jugar como se me cante. No me importa saltarme las reglas, si al fin y al cabo es el único motivo por el que existen, para romperlas. Solamente quiero olvidarte y recuperar las sonrisas sinceras, no las que fingen e intentan engañar al corazón. Quiero sacar los demonios que están adentro mío. Quiero aparecer en tus pesadillas cada noche, para que no pase ni un día en el que dejes de pensar en mi. Quiero que sientas el dolor que un día me hiciste sentir.