Enseñame que se puede cambiar el mundo con una sonrisa.

Cuando perdés la esperanza al principio es duro, pero terminás acostumbrándote. Cometí errores, lamentablemente soy humana y no voy a fingir ser perfecta, porque estaría mintiendo. Aún así, a pesar de todo, a veces aparece alguien que merece la pena, que vuelve a hacerte sonreír. Esa persona que te demuestra todos los días que si sigue ahí es por vos. Aquel que se muere de ganas de verte y hacer el ridículo de mil formas con tal de hacerte reír. Alguien que de verdad quiere estar ahí. Puede que sea el primero que no te mienta, que no te engañe y que te demuestre cada día lo bonita que sos, no solo que te lo diga, sino que te haga sentir especial. Por una vez encontrar a alguien dispuesto a hacerte feliz.