Las lapiceras que mejor escriben siempre son las robadas, es así, las mejores fotos son las que nos toman desprevenidos, los días más divertidos son los que no planeabamos, las mejores bromas siempre son las no esperadas.
Los mejores besos son los robados, las mejores sonrisas son las que sorprenden. Las mejores palabras son las que no preparamos, los mejores abrazos los que se dan sin intención. El mejor amor es ese que no avisa, que no preparás, que no esperás y que no sabés que va a pasar. El mas complicado, es el que menos te deje dormir y el que más sonrisas te saque, en contra de tu voluntad.