No tienes que darme cuentas a ciegas. Yo te quiero, yo voy por el mundo a tientas desde que te conocí. Llevo una venda en los ojos como pintan a la fe. No hay dolor como esta gloria de estar queriendo sin ver.